jueves, 2 de noviembre de 2017

martes, 10 de octubre de 2017

La Nueva Novela de Julio Iñaki Zuinaga Bilbao

Nueva Novela



Sinopsis: 
La niñez y juventud de Felipe, un chico con una herencia genética terrible. El aprendizaje, con su tío, para abrevar de la cultura y la ética del colectivo; así como controlar sus peculiares dones y cualidades extrañas. Su vida junto a su madre, en comunidades de ese México del primer cuarto de siglo XX. El temor permanente del riesgo de convertirse en un ser de la obscuridad; la ciencia y el mito, en la búsqueda de la propia identidad que le ha sido legada por su padre ausente, al que decide buscar y conocer a toda costa.

Del Autor:

En esta ocasión el autor, Julio Iñaki Zuinaga Bilbao, nos ofrece el primer relato de la vida de un personaje que abreva y crece en atmósferas plagadas de la cultura y solidaridad del colectivo; confrontadas con una realidad social de un México salvaje en plena revolución. El buen manejo de técnicas narrativas genera un personaje único. En esta primera parte se perfila esa atractiva narrativa histórica, con cualidades que circundan y abren expectativas a una intriga latente sobre la dualidad entre la ciencia y el mito.

Adquirirlo en:

Editorial Caligrama:

Libros.CC

Amazon.es:

Amazon.es (mis libros):

Amazon.com.mx:

Amazon.com.mx (mis libros):

Google Play (ebook):

Casa del Libro México:

Casa del Libro España:
https://www.casadellibro.com/busqueda-generica?busqueda=julio%20i%C3%B1aki%20zuinaga%20bilbao&nivel=5

martes, 29 de agosto de 2017

lunes, 6 de marzo de 2017

Mini-relatos

“Fue precisamente, cuando al fin de meses de rogarle, llegó, en el momento justo, cuando yo había conseguido pasar al otro lado del espejo”.


«Rico clima, como para despedirse de los años, en el balcón –pensó». Y subió a la barandilla, para abrazar el aire mientras caía".



“Tras aquel fogonazo… lo primero que voló por los aires fueron la tapa de los sesos y ambos tornillos que la sujetaban.

Más allá de lo que se pensó a sí misma.


Al tiempo que ella ponía la vista en aquel ventanal y perdía la mirada en el firmamento, una lágrima se asomó en sus ojos... Todos aquellos momentos turbaron su mente en tropel; golpeaban la memoria y ensartaban con afilados cuchillos el corazón. El aire marino batía las blancas cortinas del ventanal, y los ondulantes movimientos la transportaban, irremisiblemente, a toda la sensualidad de la que ella misma jamás se había sentido capaz de expresar, de irradiar. De no ser por las destrezas de las enseñanzas de aquel individuo que le había robado todo, su alma entera...


Debajo de la cama, permanecía insumiso aquél pedazo de memoria, un cordel atado al papiro, sobre el cual él había plasmado aquel dibujo en tinta. Había impregnado su imagen indeleble, de tantos momentos, cuya intensidad aún resultaba insoportable. Tantas ansias contenidas, todo el sopor que penetra por aquel ventanal y que se aúna al calor de cientos de recuerdos, tantas veces.. tantas veces que se aprendía a degustar cada toque de piel. Tantas provocaciones, sensaciones nuevas, abrumadoras. Y todo lo que queda físico es aquél papiro, aquella imagen esbozada, aquellos rasgos encerrados bajo la cama. Quedaba también, esa satisfacción de reconocerse capaz de ser mucho más de lo que se pensaba a sí misma; esa sorpresa de reconocerse, más allá de lo que se pensó jamás.

Escenarios


1. En uno, un escenario de interior en el que se muestre una atmósfera distendida, alegre:
El Café Tupinamba, lugar de reunión por excelencia de reporteros e intelectuales, rebosaba de voces sonoras y risotadas a las que se aunaban las consignas a coro de quienes regresaban de la nutrida y alegre manifestación en el Zócalo.

2. En el otro, el mismo escenario, pero con una atmósfera tensa, de crispación:
La abrupta entrada de soldados armados al café Tupinamba generó un mar de silencio en el abarrotado lugar, apenas roto por el sonido de las armas largas que cortaban cartucho y el de platos rotos que resbalaron de la charola de un asustado mesero.

Cuando descansa la Memoria

¿Cuándo descansa la memoria? Sí, siempre pierde brillos y líneas duras; suaviza encuentros, eventos, sensaciones, y descompone las imágenes a modo, al gusto y al disgusto… Nuevas cuevas, nuevos datos… y se extinguen miles de momentos que no son, ni fueron. Se pierden los entornos, se recrean los ambientes; se reubican héroes y heroínas antiguos, y tardíos enseñantes… Se hunden olores y tactos, para ser tan solo imagen inadvertida. ¿Lo recordaré?

¿QUÉ OCURRIÓ CON LAS CARTAS DE ZORIÓN? por Julio Iñaki Zuinaga Bilbao

¿QUÉ OCURRIÓ CON LAS CARTAS DE ZORIÓN? por Julio Iñaki Zuinaga Bilbao : Libro de intriga ante la posible existencia de un mundo paralelo; ca...